Tengo la suerte de poder trasmitir mi hobby en mi pueblo, y además mi familia me acompaña, ellos participan plenamente y desarrollan dentro de este maravilloso mundo del judo y el deporte todas sus cualidades y el gran talento personal que atesoran.

Cuento con la suerte de tener detrás al gimnasio Samurai de Logroño, impulsandome, alentadome y ayudando en lo que pueden. Formamos un gran equipo que nos permite haber hecho un estilo de vida donde cada uno tiene sus responsabilidades, es fantástico, trabajar juntos y estar juntos. Esto nos hace estar muy unidos, disfrutar de los éxitos y de los fracasos.

Lo mas bonito de mi vida familiar, deportiva, profesional – pues todo forma un uno – es el no caminar sólo, es algo maravilloso. 

Para mi el Judo, el deporte, siempre ha sido mi pasión, y que pueda compartirla con mi familia , y que ella misma sume por cada uno de ellos es muy gratificante, y se lo agradezco por hacerme vivir de manera tan feliz.